Restricciones del crédito Fogape

Restricciones del crédito Fogape

En el gremio de la construcción recibimos con muy buenas expectativas el anuncio que se hizo el 25 de abril sobre la postulación al Fondo de Garantía para Pequeños y Medianos Empresarios que realizó el gobierno, con el objetivo de mantener viva la economía del sector y proteger los puestos de trabajo, que en la región bordean los 15 mil. 

La promesa de poder obtener capital de trabajo para no tener que despedir gente y cerrar empresas significó que muchos de nuestros asociados lo consideraran y comenzaran de inmediato su postulación. Sin embargo, al poco tiempo empezamos a escuchar de parte de ellos que el capital no tenía la rapidez esperada y que estaba quedándose entrampado en las instituciones a cargo de entregarlo. 

No nos quedamos en eso y decidimos encuestar a los socios para conocer su experiencia ante este tema. Con eso obtuvimos que la lentitud y las trabas en la entrega de los créditos no era solo una percepción sino una realidad: solo un 10% de quienes recibieron una respuesta favorable a su petición contarán con el mismo monto pedido. El resto, deberá contentarse con menos y, lo peor, un cuarto de los solicitantes de nuestra Cámara no ha tenido respuesta de ningún tipo. 

Otro dato es que la mitad de nuestros socios catalogaron como restrictivo el actuar de la banca para el otorgamiento de los créditos, detallando entre las diferentes firmas las que, a su juicio, ponen más reglas o las que son más expeditas. Algunas cierran de plano sus puertas a las empresas de construcción. 

En lo cualitativo, se encontró que un banco en particular solo evalúa a los solicitantes que tienen productos contratados con ellos y que algunos están pidiendo antecedentes inmaculados, lo cual se sabe que es muy difícil de lograr en la escala de las pequeñas y medianas empresas. En la percepción general, la mitad de los socios considera que la actividad económica bajará más del 20%, mientras que solo un 15% tiene mejores expectativas y cree que no habrá cambios en ese ámbito. 

Con estos datos queremos decir como gremio que es necesario revisar el acceso al crédito Fogape y, de ser necesario, reestructurar la forma en cómo se entrega. No estamos pidiendo nada gratis, sino reglas claras para tomar un crédito que servirá para mantener nuestras funciones y, de paso, proteger los miles de empleos y economías familiares que dependen del trabajo en la construcción. 

Gerardo Godoy Labrín
Presidente de CChC Los Ángeles