Cerrar (5s)

Descentralización y elecciones primarias

Publicado por Florentino López 28/11/2020 15:36:28

Florentino López.

A lo largo de la historia nuestro país ha tenido diferentes formas de organización político administrativo, ninguna de ellas demostró ser lo suficientemente eficiente. En 1811 en Chile teníamos 3 regiones (Norte, Central y Austral), posteriormente en 1927, el país se dividió en provincias y departamentos, luego en 1967, se volvió a regionalizar el país y se crearon 12 regiones. Durante la dictadura militar, el año 1974, con un criterio geográfico y militar se crearon 13 regiones, todo esto en un proceso evolutivo con modificaciones legales que hoy nos llevan a tener 16 regiones. 

El 19 de marzo de 1993, mediante la Ley 19.175 Orgánica Constitucional se crean los Gobiernos regionales, para lo que se designa a los respectivos intendentes regionales como la persona encargada de su dirección, a quienes se les instruye actuar conforme las orientaciones, órdenes e instrucciones que le imparta el Presidente de la República o, a través del Ministerio del Interior.

Esa orientación constituye el gran cambio que concretaremos a partir de abril del 2021 cuanto elijamos al Gobernador Regional, figura que ya no actuará en representación del Presidente de la República, ni se regirá por sus órdenes, sino que será la autoridad política que represente y defienda los intereses de su respectiva región, para lo cual contará no solo con el respaldo de la mayoría de los ciudadanos de la región, sino además con los medios e instrumentos vigentes, más los que están en proceso de decisión legislativa, asociados a traspaso de competencias para dotarlos de mayores atribuciones y facultades financieras y de gestión.

En ese contexto, la importancia de participar de las primarias legales de este domingo 29 de noviembre, donde se elige al candidato del pacto político ‘’Unión Constituyente’’, ahí iniciamos un proceso que tendrá su máxima expresión el 11 de abril del próximo año, cuando por primera vez elijamos al futuro Gobernador Regional. Si bien, nuevamente deberemos tomar todas las precauciones producto de la pandemia, es importante recordar que nuestra Cédula de Identidad será el salvoconducto que nos permitirá desplazarnos para participar de este proceso eleccionario

Pero, ¿Por qué es importante que elijamos a nuestra principal autoridad regional?, al respecto, sólo dos ejemplos: luego del terremoto del 2010, nuestro país enfrentaba el desafío de la reconstrucción, pues bien mientras las autoridades del Gobierno Regional de la época, en base a la cercanía con la problemática local, tomaban decisiones para enfrentar esa crisis, desde el Gobierno central se le ordenaba devolver gran parte del presupuesto de inversión regional para ser redestinado desde el nivel central.

En la oportunidad, este hecho causó gran molestia en el Consejo Regional quienes tomaron acuerdos para defender su presupuesto, debiendo la presidenta de ese cuerpo colegiado representarlo ante las autoridades nacionales; resultado; nada de eso sucedió porque esa autoridad (Intendenta de la época), se debía a la autoridad central. Situación similar sucedió durante el presente año, cuando producto de la pandemia, nuevamente nuestra región se le recortó el presupuesto y observamos la misma actitud pasiva y obediente de la principal autoridad regional, en desmedro de los intereses de nuestra región. 

En ese contexto de decisiones centralizadas, no es posible que una organización central pueda alcanzar sus objetivos sin una real delegación de autoridad y de funciones, pues el cuerpo ejecutivo nacional se encuentra físicamente limitado para llevar a cabo todas las acciones con la celeridad y eficacia que los cuerpos organizacionales territoriales más cercanos pueden ofrecer.

Como consecuencia de esas políticas públicas centralizadoras aplicadas durante décadas, Santiago ha llegado a un punto de saturación que sobrepasa las posibilidades de un crecimiento sostenible y eficiente, hay un exceso de expansión urbana, de población, construcción, producción industrial, contaminación y del transporte; pero cuidado; ese gran riesgo también lo es para las grandes urbes como Concepción o Los Ángeles a nivel provincial. 

De ahí que nuestros desafíos futuros tengan que estar encaminados a empoderar autoridades y líderes regionales y locales para avanzar hacia una verdadera descentralización que incluya mayores facultades resolutivas en los diversos actos democráticos, de carácter político, de inversiones, culturales, entre otros. Como así mismo, para una coexistencia armónica entre un estado unitario, tan largo y diverso, con las expectativas regionales y locales, descentralizar, no significa quitar poder, sino distribuirlo equitativamente.

Florentino López Chamorro.

Cargando....